La Guita celebra con los hosteleros sanluqueños el nuevo mosto.

El pasado martes 3 de diciembre se celebró por tercer año consecutivo, un encuentro organizado por La Guita con los hosteleros de Sanlúcar de Barrameda, para celebrar el nacimiento del nuevo mosto. Un encuentro que encierra toda la vida de la manzanilla, comenzando con una visita por los viñedos donde nace la uva utilizada para la elaboración de La Guita, siguiendo con un paseo por las bodegas donde año tras año la manzanilla se va criando hasta el momento de su embotellado y terminando con un almuerzo típico del tiempo del mosto, mosto 100% sanluqueño que La Guita ofrece a los hosteleros de su ciudad.

Y es que cada año, por estas fechas, una vez terminada la fermentación y con la llegada del frío, comienza el tradicional tiempo del mosto. En el caso de La Guita, se trata de un mosto de origen sanluqueño, ya que toda la uva empleada para la crianza de La Guita proviene de Sanlúcar, gracias a acuerdos con las principales cooperativas sanluqueñas: Covisán y Miraflores. Este origen, confiere a La Guita su marcado carácter sanluqueño, algo que los invitados pudieron comprobar durante la visita al pago de Miraflores, donde además de disfrutar de las vistas que ofrece el Marco sanluqueño, se hizo una muestra del sistema de poda según el sistema de vara y pulgar.

Tras la visita al viñedo, se continuó con el curso natural de la manzanilla, visitando la bodega de crianza de Pago Sanlúcar Viejo, dedicada en exclusiva a la crianza de La Guita, con más de 18.000 botas de roble americano. Allí los asistentes pasearon y cataron por las diferentes criaderas, comenzando por las más jóvenes para terminar en la Solera, manzanilla La Guita preparada para su embotellado y posterior camino por el mundo.

Una vez terminada la visita, la convivencia continuó en la bodega situada en la calle Misericordia, en pleno barrio alto de Sanlúcar, un marco histórico donde se disfrutó de una gastronomía típica del tiempo del mosto: chacinas, ajo caliente, galeras… perfecta para disfrutar de un magnífico mosto sanluqueño que, con el paso de los años, llevará a Sanlúcar por el mundo convertido en manzanilla La Guita.