La Guita celebra con Sanlúcar sus nuevos mostos

Ayer, lunes 30 de noviembre, se celebró en las bodegas de La Guita en Sanlúcar de Barrameda la llegada de nuevo mosto. Un encuentro para celebrar junto a hosteleros y amigos de Sanlúcar el comienzo de un nuevo ciclo de nuestra manzanilla la Guita

Hay un refrán muy arraigado en el mundo bodeguero del Marco que dice: “Por San Andres, el mosto, vino es”.  Hoy es 30 de noviembre, San Andrés, y por quinto año consecutivo, La Guita celebra junto a los mejores clientes de Sanlúcar ese mosto convertido ya en vino. Un vino del año, que tras su crianza durante más de cuatro años en nuestras bodegas, pasará a convertirse en manzanilla La Guita.

El encuentro estuvo marcado por el buen ambiente, el simbolismo y la tradición. Para hacer visible el origen del nuevo mosto, comenzamos en el viñedo. En el caso de La Guita, se trata de un mosto de origen sanluqueño, ya que toda la uva empleada para la crianza de La Guita proviene de Sanlúcar, gracias a acuerdos con las principales cooperativas sanluqueñas: Covisán y Miraflores, presentes también durante el encuentro en la figura del Presidente de la Cooperativa Covisán, Antonio Palacios.

Todos los invitados se hicieron participes de este origen en la visita al pago de Miraflores, uno de los más prestigiosos de Sanlúcar. Históricamente la uva de estas viñas era la utilizada para la elaboración de La Guita, continuando actualmente como uno de los proveedores de uva sanluqueña para La Guita. Fue el viticultor y propietario de la viña, Jose Luis González, quien ilustró a los invitados con una muestra del sistema de poda según el sistema de vara y pulgar mientras disfrutan de las vistas que ofrece un viñedo enfrentado al Océano Atlántico.

Tras la visita al viñedo, se continuó con el curso natural de la manzanilla, visitando la bodega de crianza de Pago Sanlúcar Viejo, dedicada en exclusiva a la crianza de La Guita, con más de 16.000 botas. Allí los asistentes pasearon y cataron por las diferentes criaderas, comenzando por las más jóvenes para terminar en la Solera, manzanilla La Guita preparada para su embotellado y posterior camino por el mundo.

Una vez terminada la visita, la convivencia continuó en la bodega situada en la calle Misericordia, en pleno barrio alto de Sanlúcar, un marco histórico donde se disfrutó de una gastronomía típica del tiempo del mosto, perfecta para disfrutar de un magnífico mosto sanluqueño que, con el paso de los años, llevará a Sanlúcar por el mundo convertido en manzanilla La Guita.

En la foto: Los invitados en la entrada de la viña Miraflores La Baja, origen histórico de La Guita.